martes, 26 de agosto de 2014

Consejos para plantar en Otoño en nuestro huerto urbano.

Buenas amigos.
Ya queda aproximadamente un mes para que llegue el Otoño y es el momento para ir pensando en que podríamos plantar. 
Os dejo unas recomendaciones para ello.

Con la vuelta al cole, la rentrée laboral y la rutina como bandera, merece la pena comenzar con nuestro huerto urbano.
Una vez tenemos clara la ubicación de nuestro huerto casero, es fundamental saber qué hortalizas y verduras pueden estar juntas y cuales no son “buenas vecinas”. Cuales necesitan sol directo y a cuales les molesta o toleran mejor la sombra.
A los cultivos de hoja como las acelgas o las coles, no hay que echarles más que un vistazo por aquello de las plagas, hasta la cosecha. Las plantas de frutos como cebollas, berenjenas o calabacines, requieren un poquito más de atención. Aunque al ser un pequeño huerto tampoco debería ser un problema.
Además es muy importante plantar flores y plantas que añadan valor a nuestro huerto, nos ayuden a espantar plagas, etc. Vamos a organizar el huerto alternando aromáticas y hortalizas y comenzaremos de cara a la estación que viene, el otoño.

Qué plantar en otoño

Las plantas del huerto se pueden obtener por semillas sembradas directamente o en semilleros, o  plantones, para conseguir resultados rápidos. El urbanita Ciudadano 0,0 no es impaciente, así que lo ideal —y lo más económico— es sembrar primero y obtener los plantones que se trasplantarán a los recipientes del huerto, en si. Es muy importante no olvidar que las semillas deben ser ecológicas.
Nos vamos a centrar en plantas que resistan el clima frío y la humedad, así que las mejores hortalizas para sembrar en estas fechas son:
Cebolla 
 
Es un cultivo fácil, la única labor, pero fundamental, es la eliminación de la espiga floral en cuanto aparezca. Los plantones se entierran con unos 15 centímetros de separación y se pueden recolectar los bulbos tiernos a los 2 meses y los gordos a los 3 o 4 meses.
La cebolla es la vecina ideal de la zanahoria ya que alejará las moscas de la zanahoria.
Zanahoria
La zanahoria tiene dos años de  vida. Durante el primer año se forma y va cogiendo fuerzas y desarrollándose para poder dar flor y semillas en el segundo año. Es en el primer año cuando se debe consumir en cualquier momento, en formato pequeño o esperar a que crezcan, ya que en todas sus etapas está muy rica.
Crece bien en temperaturas suaves y aguanta heladas ligeras. Siempre deben ser sembradas, no toleran el trasplante. Tras la siembra, a  8 centímetros de separación, hay que eliminar las plántulas que veamos más débiles. Aproximadamente noventa días después de la siembra se pueden recolectar.
Coliflor
 
La coliflor es un vegetal de estaciones frías pero es más delicada que otras de la misma familia, como las coles o las berzas. La luz del sol directa a la flor hace que se decoloren las hojas e incluso amarga su sabor, así que es recomendable taparla con sus propias hojas. Aguanta bien una temperatura ambiente de entre 5 a 25 grados. Hay que nutrir la tierra con una dosis de abono líquido una vez a la semana y regarlas bien (atención, no encharcarlas), entre  8 y 14 riegos semanales en su etapa de crecimiento.
Un truco casero para espantar a las babosas y caracoles es esparcir cenizas de leña alrededor. Los caracoles y babosas son plagas que acaban con un huerto rápidamente, así que hay que prestar atención a su aparición.
Acelgas
A la acelga le gustan los lugares soleados en jardines o terrazas, pero también puede tolerar, sin verse afectada, algo de sombra. Lo ideal es darle buena cantidad de agua en cada riego un par de veces por semana (ya sé que suena un poco repetitivo, pero regar, no encharcar).
La acelga es una planta que no necesita de muchos cuidados. Es muy resistente contra plagas y enfermedades. Eso si, es bastante invasiva, necesita su espacio y sus raíces rápidamente lo ocuparán todo, así que al cultivarla en maceta o jardinera debe estar sola, no dejará lugar para tener otro cultivo en el mismo macetero.
Puerro
Los puerros se siembran a principios de la primavera en semilleros. Cuando miden 10 cm de alto se trasplantan al huerto. Necesitamos un plantador largo para hacer hoyos de 20cm de profundidad y se plantarán con una separación de 15 cm entre ellos y en filas bastante separadas para poder maniobrar entre ellas. Se echa un poco de agua en cada hoyo y se va sembrando cada puerro en el barro con las raíces hacia abajo.
Son muy fanáticos del astro rey. Pero necesitan crecer en lugares que tengan sombra en algún momento del día. De vez en cuando, deberemos remover la tierra bajo el tallo mientras crecen para blanquearlos. Algunos huertanos tienen la costumbre de  recortar unos centímetros de los vértices de las plantas reduciendo también las raíces a la mitad de cuando los plantan.
Berenjena

El sol es necesario para su crecimiento. De 10 a 12 horas diarias para que estén contentas y no exponerse nunca a las heladas, la temperatura mínima es de 10º. Soporta temperaturas elevadas pero la tierra debe estar siempre húmeda.
La berenjena es de las que requiere un poquito de trabajo. Al alcanzar los 60 cm de altura hay que usar guías para que se separen del suelo y no tengan problemas de humedad, esto ayuda también a que la planta se airee mejor. También es importante quitar las hojas interiores y las bajas para que tengan mejor iluminación y ventilación.
Espinacas 
Septiembre es el mes de la siembra de la espinaca por excelencia, para la cosecha de invierno. Se siembran grupitos de 3 o 4 semillas a unos veinte centímetros de distancia. A la planta de espinaca no le gusta el calor. Demasiado calor la hace florecer prematuramente y la vuelve amarga.
Se suelen sembrar varias partidas de espinacas con desfases de un par de semanas, así tendremos espinacas constantemente. Existen diferentes variedades, dependiendo de cuando queramos plantarla elegiremos una variedad u otra.
Cuarenta días después de la siembra, se puede recoger la cosecha de forma progresiva, cortando primero las hojas más grandes.
Patatas
 
La patata es una planta preciosa con flores similares a las del jazmín. No es fácil cultivar patatas en una maceta, pero es posible. Se puede sembrar cuando la temperatura del suelo haya alcanzado por lo menos 7-8°C. La planta de la patata recién sembrada no tolera heladas.
Es importante plantarlas a bastante profundidad, seguro que habéis visto alguna vez patatas plantadas en una pila de neumáticos o cajas de frutería apilables y muchas veces hemos oído que la gente las siembra en el mismo saco donde viene la tierra cuando la compras, esto se hace para poder ajustar la altura de la maceta según necesidad.

Plantas aromáticas que ayudan a nuestro huerto

 
En principio, una planta bien cuidada y sana está fuerte para resistir agresiones externas, como todos los seres vivos. Así que con el riego adecuado, el abono y la luz suficiente se podrán defender solas del ataque de las plagas y enfermedades, pero nunca está demás echarles una mano, así que es recomendable plantar algunas aromáticas que las protejan.
Tomillo, albahaca o perejil, son plantas que utilizamos habitualmente en la cocina y podemos alternar con otros cultivos en nuestro huerto urbano. Además hay flores como las capuchinas que alejan numerosos insectos (mosquitas blancas, pulgones) de las hortalizas y de las verduras que se encuentran plantadas cerca. También el romero, además de tener fama de dar suerte y de sus propiedades antisépticas, aleja la mosca de la zanahoria y la crisomela de las judías.
¿Os animáis con el huerto de otoño?

Información obtenida de: http://www.ciudadano00.es/

viernes, 25 de julio de 2014

TRUCOS PARA TENER MAS Y MEJORES FRESAS


La fresa (Fragaria vesca y F. x ananassa) es, entre los frutos del bosque, la única herbácea y rastrera, de modo que se presta a cultivarla como colgante. Es de follaje perenne y ofrece una floración muy larga, que coexiste con la fructificación, por lo que resulta muy decorativa. Para dar frutos en abundancia necesita pasar frío en invierno, aunque no extremo; se da mejor cuando las temperaturas medias anuales son templadas. Exige un sustrato con buen drenaje y riegos diarios en la época de floración, especialmente si las temperaturas suben mucho. Necesita una exposición soleada y protegida del viento. Aquí van tres consejos para conseguir fresas de calidad:



• Proteger con un acolchado de paja o de corteza las fresas que no pueden colgar por fuera del macetero: así se evita que se pudran. 
 • Utilizar maceteros especiales para cultivar fresas. Dado su porte colgante, en el mismo espacio se puede obtener una cosecha hasta tres veces mayor. 
 • Las fresas necesitan luz para fructificar y madurar; si tienen que buscarla, los tallos de los frutos se ahilarán y se resentirá el tamaño y la calidad de la producción.

CICLOS PARA HUERTO URBANO



Generado por: Ciudadano 0,0

Frutos del bosque en la terraza

Moras, fresas, grosellas, frambuesas, arándanos… Los frutos del bosque, a pesar de su origen silvestre, crecen bien en contenedores y macetas. Cultivarlos en casa es más sencillo de lo que parece.
Sus pequeños frutos son tesoros del bosque pero, cada vez más, también de jardines y terrazas porque se adaptan muy bien al cultivo en contenedores y macetas. Representan un grupo de bayas comestibles muy apreciadas tanto por su valor ornamental como por sus usos culinarios. Y aunque son de especies bien distintas, tienen muchas cosas en común, como su porte arbustivo, a excepción de la fresa, y la necesidad de terrenos húmedos y temperaturas suaves, sin picos de calor extremo ni heladas tardías (algunas son bastante rústicas), y de ser protegidas del viento.

Fresas, moras, grosellas rojas, frambuesas, arándanos y casis son algunos de los frutos del bosque que se pueden cultivar en el huerto de casa.
 
Para tener éxito en su cultivo, lo mejor es imitar a la Naturaleza y darles un hábitat fresco y húmedo. Se puede lograr manteniendo la tierra bien regada (y bien drenada), y acolchando la base de la planta con paja o corteza de pino. Por eso prefieren contenedores amplios y profundos, para mantener las raíces frescas.

Deben situarse al abrigo de ejemplares más grandes y protegidas del sol directo en las zonas más cálidas, como la mediterránea. El cultivo en maceta favorece su traslado a zonas más aptas, según la época del año.

Plantación y recolección
Se riegan en abundancia desde el momento en que florecen y fructifican. Después se reducen los riegos para que descansen y se endurezcan. Se abonan con fertilizante para frutales. Algunas de estas especies son adecuadas para formar setos productivos y decorativos por sus hojas, de color cambiante (arándano), sus flores primaverales o estivales, y sus frutos rojizos o negros, que maduran desde el final de la primavera hasta el otoño. Se recolectan a mano y de forma selectiva, según la madurez del fruto, el color y el tamaño.

GROSELLA ROJA (Ribes rubrum)
• LA PLANTA: Arbusto de hoja caduca, no espinoso, capaz de alcanzar hasta dos metros de altura.
• LOS FRUTOS: Bayas en racimo de color rojo intenso durante el verano. No fructifica hasta el segundo año. Se cultiva sobre todo para elaborar confituras y licores.
• EXIGENCIAS: Sustrato ácido, fresco, humífero y bien drenado. Pleno sol, o semisombra en zonas cálidas; en verano es mejor llevar la maceta a un lugar fresco y en sombra. Soporta -20º. Necesita protección contra el viento.

ARÁNDANO (Vaccinium myrtillus, Vaccinium corymbosum)
• LA PLANTA: Es un arbusto caducifolio pequeño y denso de la familia de las ericáceas (acidófilas), que alcanza 0,60- 1 metro de altura. Resiste el frío, pero no el viento ni el calor. Crece lentamente.
• LOS FRUTOS: Fructifica entre julio y septiembre. La baya madura es dulce y de color negro azulado; se usa para elaborar mermeladas, jaleas y licores.
• EXIGENCIAS: Sustrato muy ácido. Protección contra el viento, que hace caer los frutos. Posición soleada en zonas templadas y semisombra en las cálidas. No se poda.

FRAMBUESA (Rubus idaeus)
• LA PLANTA: Arbusto de unos 50 centímetros de altura, de fácil cultivo en maceta, muy resistente a las bajas temperaturas e incluso al calor.
• LOS FRUTOS: El frambueso necesita al menos dos años para fructificar. Los frutos se toman frescos (en postres o ensaladas de brotes) o en confituras y licores. Recién recolectados son más ricos. Deben cogerse con cuidado.
• EXIGENCIAS: Suelo suelto y bien drenado, profundo y rico. Protección del viento, el exceso de lluvia y las heladas tardías. Soporta temperaturas de -15º y calor fuerte. Puede necesitar soportes tipo espaldera, y red que proteja los frutos de pájaros e insectos. Se podan las ramas de dos años.

MORA o ZARZAMORA (Rubus fruticosus)
• LA PLANTA: Arbusto vigoroso de la familia de los rosales. Existen variedades, como la ‘Black Satin’, de frutos abundantes, grandes y apenas sin pepitas, y ramas sin espinas.
• LOS FRUTOS: Se recolectan al final de la primavera y a mediados del verano. Se comen crudos o en confitura.
• EXIGENCIAS: Pleno sol. Suelo humífero, suelto, bien drenado. Es rústica (-15º). Riegos frecuentes, pero sin encharcar. Requiere soporte para extenderse horizontalmente.

GROSELLA NEGRA, ZARZAPARRILLA o CASIS (Ribes nigrum)
• LA PLANTA: Se trata de un arbusto frondoso, sin espinas, de hoja caduca, de 1,5 metros de altura y crecimiento más extenso que el rojo. Desprende un fuerte olor, así que es mejor no colocarlo en zonas de paso.
• LOS FRUTOS: Nacen sobre ramas jóvenes, en racimos, en verano y otoño. Se consumen en confituras y licores.
• EXIGENCIAS: Pleno sol. Es rústica (-20º). Riego abundante. Poda después de la recolección para que se formen nuevas ramas productivas.

 http://www.verdeesvida.es

miércoles, 16 de abril de 2014

viernes, 21 de marzo de 2014

APRENDE A CONTROLAR EL PH DE TU RIERRA

El nivel de pH de la tierra de tu jardín mide su acidez o alcalinidad La escala va del 1 al 14, siendo el 7 el punto de balance o neutral. La mayoría de los vegetales prefieren que la tierra esté en el rango de 5,5 a 6,5, que es ligeramente ácido. Las diferentes regiones del país tienen tierra que es muy ácida o muy alcalina, y suele ser necesario ajustarla para tener un jardín productivo. Por lo general, cualquier ajuste durará varios años, y eventualmente deberá repetirse, dependiendo de los resultados de la prueba. Los correctores de suelos están disponibles en cualquier tienda de casa y jardín.


Instrucciones

  1. 1
    Prueba la tierra con un kit de pH casero para asegurarte de saber el balance existente de pH. Las pruebas suelen pedir muestras del suelo desde 2 a 3 pulgadas (5,08 a 7,62 centímetros) por debajo de la superficie y varios lugares del jardín. El líquido expuesto a la muestra del suelo hace que este cambie su color para revelar el balance de pH, al compararlo con el gráfico de colores incluido.
  2. 2
    Ara cal agrícola en la tierra para elevar el balance del PH. Las bolitas de piedra caliza es el que más rápido actúa y es más fácil de aplicar que la tierra o la dolomítica, pero es más caro. Agrega 50 libras (22,67 kilogramos) de peletizado de piedra caliza por 1000 pies cuadrados (93 metros cuadrados) de jardín. El efecto general de la cal depende de si la tierra es arenosa o arcillosa. Vuelve a medir varios meses después de la aplicación para ver cuánto ha cambiado el suelo.

  3. 3
    Ara azufre en el suelo para diminuir el balance del PH, si la tierra es muy alcalina. El azufre trabaja mejor y dura más que los correctores, como el sulfato de amonio y el azufre recubierto con fertilizante de urea, pero actúa más lentamente, por lo que tardará meses en disminuir el PH. Es mejor agregarlo en la primavera para permitir que las bacterias de la tierra trabajen en ella durante el verano, cuando son más activas. Agrega 35 libras (15, 87 kg) de azufre por 1000 pies cuadrados (93 metros cuadrados) para disminuir un punto y medio el PH.

  4. http://www.ehowenespanol.com/

viernes, 14 de marzo de 2014

GOTERO SOLAR CASERO

Huertos urbanos del mundo: pasado, presente y futuro

Investigando acerca de las huertas urbanas en la web, me he encontrado con unos ejemplares espectaculares de este concepto, sea por cuestiones de historia, diseño o inovación.  Hacen que la nuestra parezca un poco cutre, pero poquito a poquito vamos aprendiendo y nos vamos inspirando!  A ver qué os parecen las huertitas más abajo:
Un huerto urbano típico del año 1918 en EEUU, encontrado en Sidewalk Sprouts.

Huerta urbana cultivada por debajo de la acera, qué idea más genial!!!  Encontrada en Boing Boing.


Huerto urbano comunitario al lado de un cine en Nairobi, Kenya.  Encontrado enThe International Development Research Center.

Increible huerta urbana de PS1 en Brooklyn, hecha con tubos de cartón.  Encontrada en Public Farm 1.

Huerto construido en el cráter de una bomba en Londres durante la segunda guerra mundial, encontrado en Sidewalk Sprouts.


 Coche / Huerto de un huerto urbano en Toronto, encontrado en Quack 'n Track.

 
Huerto comunitario utilizando bidones en Bahir Dar, Etiopía, encontrado en IDRC.
  
 Granja urbana tradicional de los Samurai en el periodo Edo, Japón.  Encontrado enCity Farmer News.

 La granja urbana del futuro, encontrado en Work Architectural Company.

Huerta urbana en Haití, encontrada en Canadian International Development Agency.

Chinampas, o huertos urbanos flotantes cultivados por los toltecas y aztecas sobre el lago Texcoco que rodeaba Tenochtitlán (ahora México D.F.).  Encontrado enBlogCurioso.

ahuertitadetetuan.blogspot.com.es

miércoles, 6 de noviembre de 2013

YA ESTAMOS EN PINTEREST... Achosioque?

Bueno hortelan@s...poco a poco nos vamos moderniazando... ahora también estamos en PINTREST. 
Espero que os guste... Un abrazo!!!
http://www.pinterest.com/achosioque

martes, 5 de noviembre de 2013

COMPRAR COMIDA ECOLÓGICA (MERCATLOCAL)

Os presento esta fantastica tienda por internet, donde podreis comprar todo tipo de comida ecológica. Una muy buena iniciativa.

CON MERCAT LOCAL VERÁS QUÉ FÁCIL ES COMPRAR ECOLÓGICO. SÓLO TIENES QUE SEGUIR ESTOS PASOS TAN SENCILLOS
ELIGE LA CESTA QUE MÁS TE GUSTE
En la zona de "CESTAS" podrás escoger entre diferentes tamaños y variedad de producto(TODO verdura, TODO fruta o mixta), siempre de cultivo ecológico. Puedes seleccionar entre recibir una cesta de prueba, con periodicidad de una semana o cada quince días. 

MODIFICA TU CESTA
Personaliza tu cesta de verdura, fruta o mixta según tus gustos o preferencias. Si guardas los cambios, cada semana de entrega, te propondremos "tu cesta" según tus preferencias elegidas anteriormente. Siempre podrás modificar el contenido y añadir más producto e incluso más cestas hasta el domingo a las 24h. 
AÑADE OTROS PRODUCTOS
Puedes hacer un pedido sólo de productos si no quieres cesta, siempre que el importe mínimo sea de 22€. Si quieres cesta, amplía tu compra entre una buena selección de lácteos, mieles, mermeladas, pastas frescas, huevos, frutos secos, legumbres, aceites, cereales... Elige la periodicidad con la que quieres recibir cada uno de ellos. Recuerda que debes confirmar tu pedido antes del domingo a las 24h. 

RELLENA TUS DATOS Y LISTO!
Elige el lugar de entrega. Por el momento repartimos en Barcelona, zona metropolitana y Vallès Oriental. Si no perteneces a esta zona envíanos un email y nos pondremos en contacto contigo. Elige también la forma de pago (domiciliación bancaria, efectivo al recibir el pedido o pago con tarjeta de crédito). Ya estarás registrado en Mercat Local. 

lunes, 4 de noviembre de 2013

Crear un huerto escolar



La FAO recomienda el uso de huertos escolares como elemento fundamental en el desarrollo de los niños y en la educación para sus futuros medios de vida  y para una nutrición adecuadas.
¿En qué consiste crear un huerto escolar?

Manejar un huerto escolar no sólo requiere conocimientos de horticultura, sino también aptitudes para trabajar con la gente y sentido común. Otras cualidades útiles son el entusiasmo, las dotes organizativas y facilidad para la publicidad. Se necesita planificar y gestionar, encontrar recursos, obtener ayuda y apoyo; estar en contacto con las personas interesadas; organizar clases de horticultura y lecciones; motivar a la gente y promocionar los logros del huerto. Sin embargo, los responsables del huerto no tienen por qué hacerlo todo. Una buena gestión de un huerto significa desarrollar la capacidad de la escuela hasta que el huerto llegue prácticamente a la autogestión. Los alumnos mayores enseñan a los más pequeños lo que éstos deben hacer; las tareas rutinarias se llevan a cabo de forma automática, y los ayudantes ven por sí mismos qué se necesita hacer.
PREGUNTAS PRELIMINARES

1. ¿Quién será el responsable del huerto?
El «jefe» o «responsable» del huerto puede ser el director de la escuela, un maestro con experiencia o un agricultor experimentado de la comunidad. Un pequeño grupo que aúne compromiso, interés, experiencia, autoridad y contactos debería apoyar al responsable: por ejemplo, el director de la escuela, algunos padres, otros miembros de la comunidad, estudiantes, un inspector, trabajadores sanitarios o el conserje de la escuela. Más adelante se puede desarrollar una red más amplia de colaboradores.

El encargado del huerto debería poder contar con un colega que lo reemplace cuando sea necesario. También es una buena idea disponer de un equipo ejecutivo de estudiantes mayores que sean capaces de llevar a cabo las tareas sin mucha supervisión.

2. ¿Qué necesitaremos?
Para las herramientas y el equipo, las semillas y plantones, los costos no tienen por qué ser demasiado altos. Si se va a comenzar con algo pequeño, el material puede adquirirse a lo largo de los años. También se puede pedir prestado el equipo. En algunos casos, se podrán conservar las propias semillas. Las variedades de plantas locales, adaptadas al clima de la región, son más baratas e inocuas. Las técnicas orgánicas reducen los costos de fertilizantes y plaguicidas.
3. ¿Qué extensión tendrá el huerto?
El huerto puede tener desde el tamaño de una jardinera hasta el de un campo. El tamaño dependerá del espacio disponible. Si la escuela no tiene terrenos adecuados, quizás haya que conformarse con una mesa de cultivo que podremos colocar en una terraza o rincón del patio. El tamaño también depende de los objetivos. Si la educación es el propósito principal, no importa el espacio; unas pocas plantas son suficientes para observaciones experimentales, por ejemplo para estudiar la germinación. Cualesquiera que sean los intereses, se tendrán más oportunidades de éxito si se comienza por algo pequeño, que siempre se podrá ampliar posteriormente. Aun con un huerto pequeño, se sacará más provecho con diversos cultivos que con uno solo o con dos.

4. ¿Cómo decidir lo que se va a cultivar?
Esto depende de los objetivos. Los principales proyectos de huerto de este manual se refieren al cultivo de alimentos para el consumo y la venta. En general, deben elegirse cultivos y árboles adaptados a las condiciones locales, que sean fáciles de cultivar y se ajusten al período escolar. Los cultivos deberían adecuarse a los hábitos alimentarios locales, ser fáciles de preparar y tener un alto valor nutritivo (por ejemplo, hortalizas de hojas de color verde oscuro, y frutas y hortalizas anaranjadas y amarillas.) En cualquier caso, los niños deben participar en la decisión de qué cultivar.
5.¿Quién hará el trabajo?
Los niños realizarán gran parte del trabajo. Deben ayudarlos voluntarios, ya sean padres, miembros de la comunidad educativa, estudiantes, ex estudiantes de la escuela o el conserje o el jardinero, si lo hubiera, especialmente para llevar a cabo el trabajo más pesado, como la preparación del terreno. Pero lo primordial es que los niños aprendan y que no sean considerados una fuerza de trabajo. Deben gozar y aprender durante el tiempo que pasen en el huerto. El trabajo no debería resultarles poco placentero o un castigo. El huerto también debería ofrecerles la oportunidad de asumir responsabilidades, tomar decisiones, planificar, organizar, colaborar, evaluar y divulgar. Las clases deberían prepararlos para estas responsabilidades.

6. ¿Cuánto tiempo requerirá?
De forma ideal, debería dedicarse el mismo tiempo a las lecciones en el aula que al trabajo en el huerto. El propósito de las lecciones es tratar, explicar, planificar y organizar el trabajo, proponer experimentos y observaciones y documentar las actividades y los acontecimientos relacionados con el huerto. Para mantener un huerto pequeño y obtener el máximo beneficio educativo, una clase debería consistir en una hora de trabajo en el huerto y una hora de lecciones en el aula por semana, además de los «deberes» de jardinería en casa durante el tiempo libre de los alumnos.

El tiempo de enseñanza del profesor depende del tamaño del huerto. La tarea del jefe o responsable del huerto es también muy flexible. Además de organizar el trabajo del huerto y las lecciones y ayudar a los niños, puede ser necesario estimular a los voluntarios, planificar los acontecimientos relacionados con el huerto, contactar con patrocinadores, conseguir el material, organizar las visitas, llevar la contabilidad, escribir informes y asistir a reuniones. Un buen encargado de huerto delegará las tareas en los alumnos responsables y en un grupo de apoyo del huerto.

7. ¿Qué capacitación se necesita?
Eso depende de los conocimientos y experiencias que se tengan. Si es posible, se puede pedir que el director y otras dos o tres personas sigan cursos básicos de gestión hortícola, de nutrición, de métodos de horticultura orgánica y de aprendizaje interdisciplinario basado en proyectos. También se podría capacitar a los cocineros y a los cuidadores de la escuela. La capacitación puede estar organizada por el personal del servicio de extensión agrícola, o por padres que conozcan el tema, una ONG o el servicio de educación. Las personas que reciban capacitación deberían transmitir los conocimientos adquiridos a otras personas, por ejemplo durante reuniones informales. Así se reforzará la formación, se difundirán los conocimientos y se salvaguardará el programa de huerto si el único experto decidiese retirarse.

8. ¿Qué tipo de apoyo se necesitará?
• Apoyo de la escuela Lo más importante es disponer de un director de escuela que apoye y se interese en el proyecto, y contar con el interés de todos los miembros de la escuela: los profesores, los empleados de apoyo (conserjes, cocineros, secretarios), el consejo escolar, el servicio de alimentación escolar y las asociaciones de padres y profesores y la dirección del centro.
• Apoyo de las administraciones locales de educación es muy deseable, aunque algunas veces sólo pueda conseguirse después de que se haya puesto en marcha el huerto. Las autoridades pueden facilitar el contacto con fondos especiales, organizar jornadas interescolares, aconsejar sobre la administración, recomendar materiales didácticos, dedicar tiempo durante los horarios escolares a lecciones de horticultura y solicitar asistencia técnica a los departamentos de salud y agricultura. También pueden informar de cualquier reglamentación especial sobre la gestión de los fondos o el mantenimiento del recinto escolar. Será preciso persuadirlos para que establezcan una red de escuelas con huertos y para que faciliten los intercambios entre ellos, por ejemplo mediante visitas y boletines informativos.
• Apoyo de la comunidad Los huertos escolares llaman la atención y atraen el interés local y, por lo tanto, funcionan mejor cuando cuentan con el apoyo de las familias y de la comunidad. La mayoría de las escuelas, sobre todo rurales, están rodeadas de horticultores experimentados.
• Apoyo de los centros de profesores Los centros de profesores pueden ayudar con recursos, por ejemplo con material de enseñanza o información sobre cultivos, o proporcionando un lugar para que los estudiantes se reúnan e intercambien ideas.
• Apoyo de otros servicios Por último, se necesita una buena asistencia técnica de los servicios de extensión agrícola, las escuelas rurales, los agricultores, los servicios de salud, etc.
Es preciso mantener informados a todos los interesados sobre lo que se está haciendo y consultarles con frecuencia; y conseguir que el huerto escolar sea un tema habitual en el programa de los encuentros o reuniones de la escuela.

9. ¿Cómo lograr que la gente valore los huertos?
El apoyo de las personas depende de las actitudes. En algunas zonas hay una larga tradición de entusiasmo por la horticultura familiar. La gente quiere que sus hijos aprendan a cultivar alimentos, flores y árboles. Las actividades hortícolas que se proyecta llevar a cabo se beneficiarán de la imagen positiva que la horticultura tenga en la comunidad.

Sin embargo, la horticultura es vista a menudo como un trabajo arduo y no como un trabajo de educación. Hay muchas formas de dar una buena imagen al huerto, por ejemplo interesando a las familias, dando a la educación una función esencial, creando un sentimiento de orgullo y mostrando que la horticultura puede mejorar nuestra salud y nuestros hábitos. La mayor ventaja de estos esfuerzos es que para los niños cultivar y producir alimentos deliciosos es una actividad emocionante y gratificante.

¿En qué consiste crear un huerto escolar?
Apoyo El huerto escolar prosperará si tiene el apoyo de:
• las autoridades locales de educación;
• el director de la escuela;
• toda la escuela;
• los padres y la comunidad.

Es una buena idea:
• empezar con un huerto pequeño y ampliarlo después;
• establecer y mantener un buen suministro de agua y vallados;
• saber cómo se financiará o autofinanciará el huerto;
• usar métodos orgánicos para mejorar y conservar el suelo;
• elegir cultivos que se adapten a las condiciones locales y correspondan a las tradiciones y hábitos alimentarios, tengan un alto valor nutritivo, contribuyan a la seguridad alimentaria, sean fáciles de cultivar y se ajusten al calendario o período escolar;
• asegurarse de que habrá un encargado suplente que se hará cargo del huerto en casos de emergencia o de enfermedad;
• contar con maestros capacitados y experimentados y con ayudantes que transmitan sus
conocimientos a los demás.

Motivación
El proyecto funcionará mejor si se:
• establecen objetivos claros y sobre los que todos los interesados se hayan puesto de acuerdo;
• elige a un responsable de huerto que sepa tanto trabajar con la gente como con las plantas;
• elogia, recompensa, premia e incentiva a los niños, profesores y colaboradores;
• divulgan los éxitos y se muestran las actividades realizadas en el huerto al público y a toda la escuela;
• promueve el sentido de orgullo, pertenencia, satisfacción por haber logrado algo, y el placer de cultivar el huerto.

Valor educativo
• estudiar las actitudes de la comunidad, la familia y los niños y reconozca su importancia;
• considerar el huerto como una experiencia y un instrumento de aprendizaje;
• incluir a los alumnos en la planificación, toma de decisiones, la organización y la divulgación de los resultados;
• hacer equivaler el tiempo dedicado al trabajo en el huerto al del aula;
• integrar el huerto en el plan de estudios;
• fomentar la observación, la experimentación y la toma de datos.

Apoyo técnico y pedagógico
• tener acceso a la información, a un buen apoyo y al asesoramiento técnico;
• recibir formación en técnicas de horticultura orgánica y gestión de huertos;
• encontrar o producir materiales apropiados para la clase.

SUGERENCIAS PRÁCTICAS
• Consultar al director de la escuela sobre la idea de un huerto escolar.
• Decidir quién será el «jefe» de huerto.
• Averiguar si las autoridades de educación, los servicios de salud y agricultura y el consejo
local pueden apoyar el huerto escolar, incluyendo las posibilidades de financiación.
• Estudiar la posibilidad de capacitación del personal de la escuela.
• Empezar a tratar de manera informal el asunto del huerto con el personal de la escuela,
los padres, la comunidad y el servicio de alimentación escolar. Tomar nota de las ideas
y sentimientos y temores relacionados con este trabajo. No comprometerse con un plan
concreto; dejar el asunto abierto.
• Pedir a los niños una opinión acerca de los huertos, la horticultura y los alimentos
procedentes del huerto. Resultados: Ideas para el huerto escolar; notas sobre los problemas, riesgos y actitudes.

CONSEJOS E IDEAS
• Pedir a los estudiantes de arte que copien el cartel «Cultivar el huerto y desarrollarse uno mismo» de esta página. Adaptarlo según sea necesario al propio contexto.
• Hacer fotografías de las posibles localizaciones del huerto.
• Visitar los huertos familiares de la vecindad para obtener inspiración e ideas.
• Ponerse en contacto con otras escuelas que tengan un huerto.
• Iniciar un «archivo del huerto» para guardar todos los documentos relacionados con el huerto.

FUENTE: Servicio de Programas de Nutrición de la Dirección de Alimentación y Nutrición, en consulta con el Servicio de Cultivos y Pastos de la Dirección de Producción y Protección Vegetal de la FAO.
 http://blog.jardinitis.com/