viernes, 25 de julio de 2014

Frutos del bosque en la terraza

Moras, fresas, grosellas, frambuesas, arándanos… Los frutos del bosque, a pesar de su origen silvestre, crecen bien en contenedores y macetas. Cultivarlos en casa es más sencillo de lo que parece.
Sus pequeños frutos son tesoros del bosque pero, cada vez más, también de jardines y terrazas porque se adaptan muy bien al cultivo en contenedores y macetas. Representan un grupo de bayas comestibles muy apreciadas tanto por su valor ornamental como por sus usos culinarios. Y aunque son de especies bien distintas, tienen muchas cosas en común, como su porte arbustivo, a excepción de la fresa, y la necesidad de terrenos húmedos y temperaturas suaves, sin picos de calor extremo ni heladas tardías (algunas son bastante rústicas), y de ser protegidas del viento.

Fresas, moras, grosellas rojas, frambuesas, arándanos y casis son algunos de los frutos del bosque que se pueden cultivar en el huerto de casa.
 
Para tener éxito en su cultivo, lo mejor es imitar a la Naturaleza y darles un hábitat fresco y húmedo. Se puede lograr manteniendo la tierra bien regada (y bien drenada), y acolchando la base de la planta con paja o corteza de pino. Por eso prefieren contenedores amplios y profundos, para mantener las raíces frescas.

Deben situarse al abrigo de ejemplares más grandes y protegidas del sol directo en las zonas más cálidas, como la mediterránea. El cultivo en maceta favorece su traslado a zonas más aptas, según la época del año.

Plantación y recolección
Se riegan en abundancia desde el momento en que florecen y fructifican. Después se reducen los riegos para que descansen y se endurezcan. Se abonan con fertilizante para frutales. Algunas de estas especies son adecuadas para formar setos productivos y decorativos por sus hojas, de color cambiante (arándano), sus flores primaverales o estivales, y sus frutos rojizos o negros, que maduran desde el final de la primavera hasta el otoño. Se recolectan a mano y de forma selectiva, según la madurez del fruto, el color y el tamaño.

GROSELLA ROJA (Ribes rubrum)
• LA PLANTA: Arbusto de hoja caduca, no espinoso, capaz de alcanzar hasta dos metros de altura.
• LOS FRUTOS: Bayas en racimo de color rojo intenso durante el verano. No fructifica hasta el segundo año. Se cultiva sobre todo para elaborar confituras y licores.
• EXIGENCIAS: Sustrato ácido, fresco, humífero y bien drenado. Pleno sol, o semisombra en zonas cálidas; en verano es mejor llevar la maceta a un lugar fresco y en sombra. Soporta -20º. Necesita protección contra el viento.

ARÁNDANO (Vaccinium myrtillus, Vaccinium corymbosum)
• LA PLANTA: Es un arbusto caducifolio pequeño y denso de la familia de las ericáceas (acidófilas), que alcanza 0,60- 1 metro de altura. Resiste el frío, pero no el viento ni el calor. Crece lentamente.
• LOS FRUTOS: Fructifica entre julio y septiembre. La baya madura es dulce y de color negro azulado; se usa para elaborar mermeladas, jaleas y licores.
• EXIGENCIAS: Sustrato muy ácido. Protección contra el viento, que hace caer los frutos. Posición soleada en zonas templadas y semisombra en las cálidas. No se poda.

FRAMBUESA (Rubus idaeus)
• LA PLANTA: Arbusto de unos 50 centímetros de altura, de fácil cultivo en maceta, muy resistente a las bajas temperaturas e incluso al calor.
• LOS FRUTOS: El frambueso necesita al menos dos años para fructificar. Los frutos se toman frescos (en postres o ensaladas de brotes) o en confituras y licores. Recién recolectados son más ricos. Deben cogerse con cuidado.
• EXIGENCIAS: Suelo suelto y bien drenado, profundo y rico. Protección del viento, el exceso de lluvia y las heladas tardías. Soporta temperaturas de -15º y calor fuerte. Puede necesitar soportes tipo espaldera, y red que proteja los frutos de pájaros e insectos. Se podan las ramas de dos años.

MORA o ZARZAMORA (Rubus fruticosus)
• LA PLANTA: Arbusto vigoroso de la familia de los rosales. Existen variedades, como la ‘Black Satin’, de frutos abundantes, grandes y apenas sin pepitas, y ramas sin espinas.
• LOS FRUTOS: Se recolectan al final de la primavera y a mediados del verano. Se comen crudos o en confitura.
• EXIGENCIAS: Pleno sol. Suelo humífero, suelto, bien drenado. Es rústica (-15º). Riegos frecuentes, pero sin encharcar. Requiere soporte para extenderse horizontalmente.

GROSELLA NEGRA, ZARZAPARRILLA o CASIS (Ribes nigrum)
• LA PLANTA: Se trata de un arbusto frondoso, sin espinas, de hoja caduca, de 1,5 metros de altura y crecimiento más extenso que el rojo. Desprende un fuerte olor, así que es mejor no colocarlo en zonas de paso.
• LOS FRUTOS: Nacen sobre ramas jóvenes, en racimos, en verano y otoño. Se consumen en confituras y licores.
• EXIGENCIAS: Pleno sol. Es rústica (-20º). Riego abundante. Poda después de la recolección para que se formen nuevas ramas productivas.

 http://www.verdeesvida.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario